El método Feldenkrais consiste en un aprendizaje de los movimientos del cuerpo con el fin de mejorar los movimientos y realizarlos con más calidad y menor esfuerzo, de esta manera lo que se consigue es realizar nuestras tareas cotidianas de manera más sencilla y sin esfuerzo.

Lo que se pretende en las sesiones es que cada persona reconozca cada movimiento que está realizando, por ello se dice que lo más importante de este tipo de técnicas es el autodescubrimiento, más que realizar los ejercicios en sí.

Este tipo de actividad es muy recomendada tanto para la prevención de algunas enfermedades como curativo para dolores o enfermedades como la escoliosis o tendinitis entre otras.

Practicándolo de manera habitual mejoraremos nuestra conciencia individual sobre nuestro cuerpo escuchándolo desde su movimiento.

Trabajamos caminos olvidados de la percepción de nuestro cuerpo y pensamiento de manera que podamos entender de forma plena el potencial individual que tenemos como personas e individuos.

Es  un proceso somático que se trabaja en sesiones de grupo, llamadas ATM (Awareness Trough Movement) refiriéndose a la toma de conciencia a través del movimiento. Aunque también puede trabajarse de forma individual en sesiones llamadas IF (integración funcional)