Los ejercicios hipopresivos tienen la base en las técnicas respiratorias y en la postura. Esta técnica nos permite fortalecer nuestro suelo pélvico y la zona abdominal a través de la realización de posturas y movimientos unidos a la respiración.

Este tipo de ejercicios los realizamos primero de forma estática y luego en movimiento una vez que se ha aprendido la técnica.

Con este tipo de ejercicios lo que conseguimos es reducir nuestro contorno. Al ser un ejercicio tan centrado en una zona conseguiremos fortalecer nuestros músculos ya que durante toda la sesión están activos.

Conseguimos una mejor oxigenación y de esta forma una mejor circulación ya que es  un ejercicio en el que es super importante trabajar la respiración. Ademas nos ayudarán a mejorar nuestra postura y así prevenimos dolores de espalda además de prevenir hernias.

Al ser ejercicio físico nos hacer tener una mejor condición física y nos produce un bienestar físico.

Los principales beneficios de hacer estos ejercicios son:

  • Que conseguiremos un vientre más plano y fuerte.
  • Que podremos reducir el perímetro de la cintura en un 15%* (dependiendo de cada caso)
  • Trabajaremos la postura de la espalda por lo que disminuiremos la posibilidad de londorsis lumbares, cervicales y la cifosis dorsal.
  • Aumentar el tono muscular de la pelvis y la faja abdominal lo que nos ayudará de cara a futuros embarazos.
  • Evitar y prevenir la incontinencia urinaria.
  • Evitar prolapsos.
  • Recuperación zona pélvica post-parto.

Para quien no están indicados:

  • Personas con tensión alta.
  • Personas con procesos intestinales graves, con enfermedad de Crohn por ejemplo.
  • Embarazadas.
  • Personas que tengan algún tipo de hernia